Centro Comercial A Cielo Abierto (CCCA)

Río Tercero, Junio 2016.-

 

CENTRO COMERCIAL A CIELO ABIERTO (CCCA)

 

¿A qué puerto nos dirigimos?

Uno de los políticos y pensadores más destacados del mundo romano fue, sin dudas, Séneca. Fue la principal figura política del Senado de ese imperio durante casi treinta años. Las idas y vueltas de la política imperial hicieron que pasara sus últimos tres años lejos de Roma, escribiendo una serie de cartas a Lucilio, al parecer un joven político cercano, en las que dejó numerosas ideas de orden político y moral.

En la carta LXXI, Séneca advierte a su aprendiz: “Para el que ignora el puerto al que dirigirse, ningún viento le es favorable”.

Desde entonces, los tiempos han cambiado; las lógicas de la política, quizá no tanto. Posiblemente por eso, luego de la sorpresa inicial que pueda generar algún cambio intempestivo de rumbo en ciertas decisiones de gobierno, un análisis más detenido nos revele el verdadero revés de la trama.

A la luz de tal análisis, la advertencia del romano se vuelve significativa: ¿a qué puerto nos dirigimos?, lo que podríamos formular hoy/aquí como: ¿qué ciudad es la que realmente –más allá de los discursos de ocasión- se pretende construir? En el CeCISA vemos, con preocupación, que este interrogante fundamental está lejos, actualmente, de tener respuesta clara.

Existen diversas señales que nos autorizan a plantear esta posición. Pero quizá la más representativa sea el olvido –de hecho- en el que duerme el Plan Estratégico Río Tercero. Durante más de dos años, la comunidad riotercerense debatió sobre los ejes prioritarios en torno a los que proyectar la ciudad y acordó objetivos de corto y mediano plazo que los concretaran. Muchas instituciones trabajamos con entusiasmo y seriedad: hoy nos preguntamos en qué quedó el tiempo invertido.

En particular, en el CeCISA trabajamos activamente sobre los aspectos vinculados a la economía local y la participación ciudadana. Y podemos decir, sin falsa modestia, que al revisar los objetivos fijados en esas áreas, vemos que nuestra institución ha contribuido a ellos con hechos concretos. Nos gustaría mencionar, por caso, la organización de “El Pueblo quiere saber” que en sus dos oportunidades reunió a los precandidatos a intendente municipal para exponer ante la ciudadanía sus proyectos; asimismo, el impulso para la reglamentación y conformación del –también hoy relegado- “Consejo Económico y Social” de la ciudad. Nos gustaría destacar el trabajo realizado para la difícil conformación de cámaras que nucleen las múltiples actividades empresarias; y el apoyo brindado a distintos eventos de orden deportivo o cultural, con vistas a la promoción de la dimensión turística local.

Pero, entre todos, el que motiva esta carta: el proyecto del Centro Comercial a Cielo Abierto (CCCA) de Río Tercero. Quien se tome el tiempo de releer el Plan Estratégico verá, con facilidad, que este proyecto se ajusta claramente a la intención de lograr una economía dinámica en la ciudad, buscando la captación de nuevos mercados mediante la integración productiva a través del asociativismo.

Este proyecto ha sido impulsado –y lo sigue siendo- por el CeCISA desde hace más de doce años. Creemos innecesario un relato pormenorizado de las distintas instancias por las que ha transitado esta iniciativa: basta señalar que las tres últimas administraciones municipales comprometieron su apoyo en convenios celebrados con nuestra institución, con la CAME (Confederación Argentina de la Mediana Empresa), con FEDECOM (Federación Comercial de Córdoba) y el Gobierno de la Provincia de Córdoba. En particular, en el último de ellos, firmado a fines de mayo de 2014, el municipio se comprometió a elaborar los instrumentos legales correspondientes a fin de concretar el proyecto del CCCA Río Tercero.

El objetivo de un CCCA para nuestra ciudad está expresamente indicado en el citado convenio: impulsar acciones que “potencien las posibilidades de las pequeñas y medianas empresas comerciales y de servicios, fomentando principalmente la actividad turística en la ciudad, procurando generar mayor riqueza y empleo a nivel local”. Así lo hemos entendido en el CeCISA y, por eso, nunca han tenido un carácter sectario las distintas convocatorias que hemos hecho para dar a conocer el proyecto y discutirlo.

Estamos convencidos que la base del funcionamiento y del éxito de un CCCA está en el consenso y en la ayuda mutua para beneficio de todos los que participan. Sabemos que esto implica un cambio de enfoque de la actividad comercial hacia un modelo integral y planificado de la misma, dado que es la única manera de competir con otros formatos comerciales y con otros escenarios, particularmente de las grandes ciudades. Creemos que es una forma viable de devolver el brillo al centro de nuestra ciudad, y estamos dispuestos como siempre a la discusión que enriquece.

Nuestra institución está convencida que Río Tercero tiene la posibilidad y el potencial de convertirse nuevamente en un gran centro de atracción comercial e industrial de una región cada vez más amplia. ESE TIENE QUE SER NUESTRO PUERTO.